¿Cómo influye la autoestima en el trabajo?

Desarrollar la autoestima (Secretos y estrategias de liderazgo)

El sábado pasado, como sabéis, impartí un seminario sobre el tema de la autoestima en el marco del Mes del Bienestar Psicológico. Fue una mañana interesante, llena de elementos de reflexión y debate que también surgieron de las preguntas de los participantes. He aquí un pequeño resumen de los temas tratados durante el seminario.

Para responder a la segunda pregunta, ilustré los temas de las evaluaciones internas (¿Qué me digo a mí mismo?) y las evaluaciones externas (¿Qué dicen los demás de mí? ¿Qué impacto tiene esto en mí?). En particular, exploré y expliqué cómo nuestras opiniones, comportamientos y expectativas influyen en nuestra autoestima creando un ciclo de refuerzo o debilitamiento.

En conclusión, algunos de los conceptos fundamentales que sustentan la autoestima: la comprensión y la benevolencia que tenemos hacia nosotros mismos es la esencia de la autoestima. Cuando nos dirigimos a nosotros mismos con estos sentimientos, tendemos a aceptar nuestros errores, elegimos objetivos alcanzables, tenemos expectativas razonables para nosotros mismos, somos capaces de ser empáticos con nosotros mismos y con los demás, y podemos llegar a ser asertivos al expresar nuestras necesidades y deseos.

8 síntomas de baja autoestima

No se trata de regalos, sino de refuerzos verbales que enfatizan la corrección de la acción. En el contexto de la asimilación de la lengua inglesa, las frases: “Bravo, te has esforzado” o “¡Has hecho un gran trabajo!” pueden convertirse en “¡Bien! Lo has hecho!”, “¡Vaya! Lo has hecho muy bien” o “¡Buen trabajo!”.

  ¿Cómo se aplica el coaching ontológico?

Del mismo modo, si hay un comportamiento que corregir, hay que transmitir la idea de que no es el niño el que se equivoca, sino la actitud. Las reprimendas deben ser claras -pero no humillantes- y orientadas a hacer reflexionar sobre lo ocurrido, no a generar ira y frustración.

No se trata de regalos, sino de refuerzos verbales que enfatizan la corrección de la acción. ¡En el contexto de la asimilación de la lengua inglesa, las frases: “Well done, you tried hard” o “You did a great job” pueden convertirse en “Good! Lo has hecho!”, “¡Vaya! Lo has hecho muy bien” o “¡Buen trabajo!”.

Del mismo modo, si hay un comportamiento que corregir, hay que transmitir la idea de que no es el niño el que se equivoca, sino la actitud. Las reprimendas deben ser claras -pero no humillantes- y estar orientadas a hacer reflexionar sobre lo ocurrido, no a generar ira y frustración.

12 razones por las que eres infeliz

La autoestima tiene una base casi totalmente emocional; de hecho, implica juicios de valor personales relacionados con la esfera del Ser. Las personas con baja autoestima tienden a percibirse a sí mismas como inadecuadas, poco apreciadas y despreciadas.

Por lo tanto, a través de las teorías del aprendizaje podemos trabajar en la creación de representaciones mentales que medien la relación entre el estímulo y la respuesta que queremos dar en determinadas situaciones.

Así, a través de las teorías del aprendizaje podemos explicar las causas de nuestras actitudes, comportamientos y centrarnos en los condicionamientos y las consecuencias que éstos tienen en nuestra vida cotidiana, incluida la laboral.

Las teorías de la autoeficacia son teorías dinámicas basadas en cinco factores diferentes, que se modifican en función de los sujetos a los que se aplican, por tanto en relación con sus experiencias pasadas y presentes.

  ¿Cuándo se aplica la ley del espejo?

El coaching desempeña un papel fundamental si queremos mejorar nuestro sentido de autoeficacia en el trabajo, ya que nos ayuda a construir, mantener y desarrollar constantemente nuestro propio sentido de autoeficacia.

GALIMBERTI, BAUMAN Y EL CRECIMIENTO PERSONAL

Las causas pueden consistir en patologías (por ejemplo, manías, insuficiencia ventricular derecha, alteraciones alimentarias, esclerosis múltiple), ragiones a partir de un determinado comportamiento (necesidad de autoafirmación, asco después de haber comido, falta de interés, miedo, sensación de vergüenza), estado de salud (estado de confusión, inapetencia persistente, alteraciones en la forma del paladar

Las fórmulas de etiología pueden ser enfermedades (por ejemplo, manía, insuficiencia cardíaca derecha, trastorno alimentario, esclerosis múltiple), motivos del comportamiento (por ejemplo, necesidad de autoafirmación, aversión a la ingesta de alimentos, falta de interés, miedo, sensación de vergüenza), afecciones (por ejemplo, estado de confusión, pérdida prolongada del apetito, deformación en el blando

falta de conocimientos sobre la lactancia materna, falta de acceso a la información), influencias socioculturales (es decir, factores de la dinámica familiar, desempleo), hábitos/comportamientos (es decir, comportamientos compulsivos ritualizados, embadurnamiento de heces, falta de actividad, establecimiento insuficiente de límites), interacción alterada (es decir, habla un idioma diferente), o capacidades restringidas/deterioradas (es decir, capacidades cognitivas restringidas).

Puede que también te guste...

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad