¿Cómo se desarrolla la creatividad en la vida cotidiana?

La creatividad es un comportamiento | Stefano Scozzese

Intentemos pensar en nuestro trabajo, en nuestro día a día y en las rutinas cotidianas… ¿Sabías que podemos identificar acciones, gestos, actitudes y formas de pensamiento creativo en todas nuestras tareas? ¿Cuándo? Siempre que lo que hagamos se salga de lo habitual y ordinario, tal vez combinando elementos antes inconexos y encontrando soluciones innovadoras y no obvias.

El aprendizaje de cosas y conocimientos nuevos es, sin duda, una buena base para el pensamiento divergente, que se activa cuando conseguimos ir más allá de la noción, técnica o estrategia, combinarla con otras y utilizarla de forma original y funcional para el contexto o el problema que tenemos que resolver.

El arte del pensamiento científico

Aunque todavía no existe un perfil científicamente aceptado que pueda identificar universalmente a una persona creativa, hay ciertas características propias de las personas con mucha imaginación

Según Scott Barry Kaufman y la psicóloga Rebecca L. Mcmillan, autores del artículo Ode To Positive Constructive Daydreaming (Oda a la ensoñación constructiva positiva), dejar que la mente vague libremente puede contribuir al proceso de “incubación creativa”. De hecho, muchos sabemos que las mejores ideas se nos ocurren de la nada, justo cuando tenemos la mente en las nubes.

Muchos grandes artistas han dicho que trabajan mejor en determinados momentos del día. Nabokov, por ejemplo, solía empezar a escribir nada más despertarse, entre las 6 y las 7 de la mañana; Frank Lloyd Wright se levantaba a las 3 o las 4 de la mañana, trabajaba un par de horas y luego volvía a la cama. Las personas creativas saben en qué momento del día están más inspiradas y organizan sus días en consecuencia.

  En busca de dirección: consejos para encontrar el rumbo

30 ideas inteligentes para el día a día

Como nos recuerdan diversos autores (Freud, 1927; M. Klein, 1929; H. Segal, 1955; M. Milner, 1957; Chasseguet-Smirgel, 1971; Bollas, 1989), el arte comienza siempre allí donde el sujeto encuentra frustraciones en la realidad: aunque el resultado final, la obra de arte, sea el fruto de procesos más variados y entrelazados, la necesidad de crear proviene inicialmente del intento de superar (o transformar) el propio sufrimiento psíquico. En la perspectiva psicoanalítica, el arte siempre se hunde en el dolor y la carencia, ya que el artista proyecta su propio conflicto en la obra en un intento de deshacerse de él, con el deseo de expresarlo, de comunicarlo a los demás como una confesión que busca la absolución a través de la comprensión y el efecto artístico en el público (y la crítica).

Las fuerzas motrices del arte son los mismos conflictos que llevan a otros individuos a la neurosis y que han llevado a la sociedad a fundar sus instituciones. (…) El artista busca ante todo la liberación de sí mismo y, al comunicar su obra, la transmite a otros que sufren los mismos deseos restringidos. (Freud, 1913, p178)

Educare alla Consapevolezza e alla Creatività – Pier Giorgio

“Descubrir nuevos mundos o ahogarse”. ¿A quién se dirigía Gabriello Chiabrera? ¿A los científicos o a los artistas? Dado que el arte y la ciencia contribuyen al mismo proceso de conocimiento, ambos comparten procesos similares de evolución y creación. Gallese y Ceruti creen que los seres vivos se desarrollan a través de continuas creaciones reales y virtuales. ¿Son auténticas esas realidades virtuales? Después de todo, ¿qué es la creación? ¿Todo el mundo es capaz de crear? ¿Hay una responsabilidad implícita en el proceso de creación? Este artículo reflexiona sobre la creatividad interpretada como creación de la novedad, en relación con los procesos teatrales y con las Teorías del Caos y la Complejidad. A la luz de las más recientes investigaciones de la neurociencia (neuronas espejo) también explora los procesos creativos en la comunicación intersubjetiva y la responsabilidad de los artistas con respecto a nuestra sociedad. En concreto, el artículo se estructura en seis apartados: a. la creación como proceso común en la naturaleza y el arte; b. la creación como proceso de “conocimiento”; c. la creación como innovación; d. la creación en el teatro como búsqueda de la verdad; e. los procesos de creación basados en las neuronas espejo; f. los procesos creativos entre la responsabilidad social y los derechos humanos.

  ¿Qué debe tener un liderazgo positivo?

Puede que también te guste...

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad