¿Cómo superar la obsesión por la limpieza?

Rupofobia y sexualidad

Buenos días Bárbara, leyendo tu carta hay una doble preocupación por la posible contaminación y la última preocupación. Yo diría que podemos llamar a la segunda conciencia y que podrías utilizarla para ir más allá de las fobias y descubrir lo que hay detrás de ellas. No voy a repetir lo que mis colegas que le han contestado más arriba le han explicado excelentemente con respecto al mecanismo de las fobias y la ansiedad relacionada con ellas, pero le insto a que las explore en un curso de psicoterapia. Posiblemente me pondré a disposición en este sentido.

Estimado usuario, las fobias a la suciedad pueden hacer la vida muy difícil, pero también pueden neutralizarse con éxito mediante la psicoterapia. La Terapia Estratégica Breve, en particular, las trata con éxito en unas pocas entrevistas. Por lo tanto, le recomiendo que se ponga en contacto con un psicólogo/psicoterapeuta que siga este enfoque, que debería darle buenos resultados en poco tiempo. Saludos cordiales

Hola, tengo 20 años y estoy en terapia desde hace 6-7 años. Tengo fobia social, depresión y ansiedad generalizada. Desde hace unos años tengo este fuerte miedo a vomitar, antes no entendía lo que era y… [ … ]

Obsesión por el hogar perfecto

La rupofobia se expresa principalmente por el malestar y la sensación de repulsión ante el estímulo fóbico, representado principalmente por la idea o la exposición a la suciedad, el contacto interhumano y la posible transmisión de gérmenes. Esta afección coloca a quien la padece en un estado de alerta perpetuo: las deficiencias higiénicas y las posibles fuentes de contaminación pueden estar casi en cualquier parte.

  Descubre juegos de Android que te pagan

Si no se trata, la rupofobia conduce al desarrollo de obsesiones e ideas de contaminación, de manera que surgen preocupaciones hipocondríacas. Esto último puede llevar, en particular, a que la persona se someta a exámenes clínicos invasivos y costosos.

Miedo a la suciedad

Rachman (2004) definió el miedo a la contaminación como una sensación intensa y persistente de estar contaminado, infectado o en peligro por el contacto directo o indirecto con una persona, lugar u objeto que se percibe como sucio, impuro, infectado o dañino.

Dentro del miedo a la contaminación, se han distinguido posteriormente dos tipos diferentes: la llamada contaminación física (o de contacto), a la que nos referimos comúnmente al hablar del TOC, y la contaminación mental, de la que hablaremos en este artículo.

La contaminación física implica una sensación externa de suciedad evocada por el contacto físico directo o indirecto (o incluso sólo imaginario) con una sustancia, persona u objeto contaminante tangible y fácilmente identificable, como gérmenes, bacterias, sustancias tóxicas, fluidos corporales (en particular, sangre, heces, semen y orina).

Las situaciones capaces de desencadenar el estado de contaminación mental pueden implicar tanto las violaciones sufridas, ya sean psicológicas (por ejemplo, una traición que ha hecho que la persona se sienta humillada, avergonzada, manipulada, degradada) o físicas (por ejemplo, la violencia sexual), pero también, por otro lado, el haber perpetrado acciones despreciables como las mencionadas (lo que da lugar a un autodesprecio moral); luego están los episodios de la llamada autocontaminación, es decir, los acontecimientos mentales, como los pensamientos blasfemos, sexualizados o violentos (por ejemplo, las obsesiones agresivas), que “contaminan” el cuerpo de la persona, y que “contaminan” el cuerpo del cuerpo. obsesiones agresivas), que “contaminan” moralmente a la persona, tan indignas e inaceptables son.

  ¿Cómo influye la mentalidad?

Harto de foros limpios

Watson desde 2014. Mi formación y experiencia laboral me han permitido adquirir experiencia en el tratamiento de diversas condiciones clínicas y trabajar con niños, adolescentes, adultos y familias.

Nos referimos a las obsesiones específicamente relacionadas con la suciedad y la contaminación, generalmente seguidas de conductas rituales (compulsiones) relacionadas con la limpieza, la descontaminación o la evitación del contacto con la suciedad.

Además, los rituales de lavado y limpieza, si se aplican de forma persistente, pueden provocar enrojecimiento, sequedad, agrietamiento o irritación de la piel, molestias, arrugas e incluso lesiones cutáneas que luego son propensas a sangrar e infectarse.

Watson desde 2014. Mi formación y mi trabajo me han permitido adquirir habilidades para tratar diferentes condiciones clínicas y trabajar con niños, adolescentes, adultos y familias.

Puede que también te guste...

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad