¿Cómo son los máster?

M de Masters con el historiador Mauro Bosia

Los títulos de GM, MI y MF están abiertos a ambos sexos. También hay títulos reservados a las mujeres: gran maestro femenino (WGM), comparable en nivel de juego al de un maestro FIDE o un maestro internacional, y maestro internacional femenino (WIM), comparable al de un maestro nacional.

Aunque se ha dicho y se sigue diciendo con frecuencia que el título de “gran maestro” fue otorgado formalmente por primera vez por el zar Nicolás II de Rusia en 1914 a Lasker, Capablanca, Alechin, Tarrasch y Marshall, finalistas del importante torneo de San Petersburgo de 1914 (Lasker, Capablanca y Alechin el podio) que él financió en gran medida, este hecho es considerado apócrifo por la historiografía contemporánea. En particular, el historiador Edward Winter ha demostrado que el término se utilizaba al menos desde 1838, que el zar no estaba presente en la capital durante el acontecimiento y que la primera aparición de esta historia se remonta a la década de 1940[3].

Sin embargo, el título de gran maestro conserva un gran prestigio, ya que corresponde a un alto rendimiento frente a otros jugadores con título. Una estadística elaborada en Estados Unidos indica que el título de gran maestro lo suelen alcanzar alrededor del 2% de los jugadores de torneos, mientras que los grandes maestros representan sólo el 0,02% (dos por cada diez mil) de los jugadores de torneos.

¿Dónde están los maestros?

Este modelo cambió a principios del siglo XX, en el ámbito de la política escolar con la nacionalización de la enseñanza primaria entre 1910 y 1911, y en el ámbito de la teoría educativa con Giovanni Gentile y Giuseppe Lombardo Radice.

Esta raíz humanista común de la educación primaria y la secundaria superior debe ser recuperada si queremos tener un discurso sobre los profesores que no sea la mera reproducción de recetas tecnocráticas que quieren que los profesores sean profesionales, pero que en realidad no son más que una forma de someter su función a una renovada disciplina burocrática que de hecho vacía de sentido el ejercicio del magisterio.

Los verdaderos Maestros, ¿quiénes son, qué hacen y cómo actúan?

Estamos rodeados de personas y cosas extraordinarias, pero la mayoría de nosotros no las conocemos Encuentros y caminos de paz en las afueras de Nápoles en busca de cosas bellas que ver, cosas buenas que conocer, personas que trabajan por el bien común

La escuela como centro que se abre a los alumnos y a sus familias, para ser habitada por niños y padres más allá de los horarios canónicos de enseñanza: tardes, sábados, vacaciones, en julio y septiembre. Como medida para contrarrestar la dispersión, pero también como respuesta oportuna y concreta a los fenómenos de malestar social que caracterizan a algunas zonas del país.

5 maestros impostores de artes marciales que fueron

Cada vez que habla en público, la plaza se llena de gente para escucharle. Su último libro, La parola ai giovani (Feltrinelli), lo ha dedicado a una generación que está lejos de la suya y que tiene que enfrentarse a los complejos problemas de hoy.

“El profesor debe enseñar. Para ello se requiere una capacidad empática y comunicativa, la fascinación. Si no abres tu corazón, tampoco abres la cabeza de la gente. Los profesores deberían someterse a un test de personalidad que evalúe estas cosas. Si uno no sabe cómo fascinar, más vale que cambie de trabajo”.

Al escuchar sus palabras, me viene a la mente el cantautor Giorgio Gaber y la canción Non insegnare ai bambini. Nos recuerda que los niños dicen a los adultos, a los profesores: “No nos ofrezcas tu experiencia, porque la única útil es la que cada uno hace por sí mismo”. Sin embargo, la experiencia es el bagaje de todo profesor….

“La experiencia de los demás no sirve de nada, pero la que yo hago es útil. El mundo de los adultos es diferente al de los niños de hoy, que viven en la red. La distancia es abismal. Hay que escucharles, hay que entender su mundo. No entendemos su lenguaje, la razón por la que tienen que estar conectados todo el tiempo y la necesidad que hay detrás. Es inútil que volvamos a nuestras experiencias cuando estas cosas no existían”.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad