¿Cómo se llena el vacío de una persona?

Sensación de vacío en el interior

Cuando nace un amor, su curso, su aceleración o sus diversos contratiempos o posibles muertes no pueden separarse de la historia afectiva y emocional de ambos protagonistas de la pareja.

Un desamor original trae consigo, como un efecto dominó, una serie de otras muchas carencias y vacíos que inevitablemente desembocarán, como el curso de un río, en la relación de pareja, un mar de navegación compartida.

Lagunas que caracterizan las primeras experiencias amorosas infelices en la infancia, experiencias que luego condicionaron -e influyeron profundamente- las posteriores relaciones de amistad y románticas, creando una “memoria corporal del no amor” y del sufrimiento.

Para poder disfrutar plenamente de los placeres de la vida en pareja, resulta absolutamente imprescindible haber conocido, combatido y superado los propios monstruos interiores o, al menos, haberlos enfocado y haber hecho las paces con ellos.

La psicoterapia individual o la terapia de pareja, que debe evaluarse caso por caso, es la única vía posible de alimentación psíquica y relacional para sanar y alimentar el pasado y convertirse por fin para uno mismo en esa “madre y ese padre amorosos” que faltaban cuando debían estar presentes.

Cómo superar el vacío fronterizo

O bien, el vacío podría ser el resultado de “abandonarnos lentamente a nosotros mismos, sin escuchar nuestras propias esperanzas y deseos”. Puede que te abandones a ti mismo sin querer o inconscientemente porque buscas la perfección o la aprobación de los demás. Puede que dejes de cuidarte mientras te centras en tu carrera. Por ejemplo, puede dejar de ser activo o, por el contrario, dejar de dormir lo suficiente.

  El significado de soñar repetidamente con alguien

Muchos de sus pacientes que padecen depresión afirman que se sienten vacíos (más que tristes). Este tipo de sensación de vacío proviene de no preocuparse mucho, de no interesarse por las cosas, de no sentirse alimentado por algo en particular.

Cuando se experimenta el vacío, surge la “necesidad de algo”, como hacer compras impulsivas y continuas, atiborrarse de comida, consumir sustancias. Estos comportamientos se convierten en el medio para salir del estado de vacío.

Sensación de vacío límite

Más información: Ghosting: buscar y luego desaparecer sin explicaciónEsto se debe a que todos estos comportamientos sólo abordan el síntoma del vacío interior y no la causa.

Al anestesiarse con la presencia de algo o de alguien, se generan continuas ilusiones que con el tiempo pueden llevar a sentirse inútil e inadecuado, indigno de amor, poco importante, egoísta, equivocado, hasta llegar a estados de depresión y miedo a vivir.

P.D. ¿Sientes que algo en tu relación no va como te gustaría? A continuación, descargue mi mini-libro electrónico GRATUITO “Las 6 señales de advertencia de una pareja en crisis” y reciba también 4 valiosos consejos para vivir una relación sana y ser feliz.

Artículos relacionados16 de julio de 2022Cómo defenderse del maltrato psicológico y emocionalLeer más10 de julio de 2022Miedo al amor: cómo dejar de sufrirloLeer más5 de junio de 2022Relaciones tóxicas: señales de alarmaLeer más

Amor al vacío interior

Cuando sentimos un vacío interior, generalmente nos esforzamos por vivir con él, intentamos “compensarlo” lo antes posible.  Para no sentirlo recurrimos a cosas externas como las relaciones, los dulces, la comida, el tabaco, el alcohol, el trabajo, los compromisos, la televisión, etc.

  El poder del pensamiento: cuando alguien invade tu mente

Además, recurrir al exterior para generar un pseudoestado de bienestar suele empeorar la situación, ya que nos lleva a depender de todo aquello que ilusoriamente sirve para llenarnos y distraernos.

Y la dependencia nos lleva, a su vez, al miedo de no tenerlos disponibles en el momento de necesitarlos y esto, inevitablemente, nos lleva al control: si creemos que nuestro bienestar depende de los dulces, la idea de no tenerlos disponibles en el momento exacto en que los necesitamos nos desestabiliza.

A medida que crece el miedo en nosotros, crece también el sufrimiento que nos lleva a recurrir de nuevo a lo que se considera esencial para nuestro bienestar. Entramos en un círculo vicioso interminable que se alimenta constantemente de sí mismo, a menos que elijamos hacer lo único sabio que podemos hacer: cuestionar el pensamiento inicial, la creencia de que es aquello a lo que recurrimos, lo que nos hace estar bien.

Puede que también te guste...

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad