¿Cómo se le dice cuando una persona se traba al hablar?

Disartria

Todavía no se han reconocido las causas precisas de este tumor; sin embargo, los médicos y científicos creen que el consumo de tabaco y el abuso de alcohol están en la lista de los principales factores de riesgo.

Estas mutaciones -que suelen afectar a una sola célula, a partir de la cual se originan otras células mutadas por mitosis- son responsables del proceso descontrolado de división y crecimiento celular típico de una neoplasia.

Las causas precisas de estos cambios genéticos no suelen estar claras; sin embargo, en el caso del cáncer de garganta, los médicos creen que ciertos factores de riesgo desempeñan un papel fundamental:

Para diagnosticar un tumor de garganta, el médico suele comenzar con un análisis exhaustivo de los síntomas señalados por el paciente (examen objetivo), y después examina el historial médico del paciente (enfermedades sufridas en el pasado, estado de salud en el momento del examen, etc.).

La biopsia de tejido consiste en tomar y analizar en el laboratorio una muestra de células de la masa tumoral. La muestra suele tomarse durante una endoscopia (o laringoscopia), especialmente si ésta muestra la presencia de algo anormal en la faringe, la laringe o las amígdalas.

Afasia

Las lesiones neurológicas debidas a daños en el sistema nervioso central o periférico pueden provocar debilidad, parálisis o pérdida de coordinación del sistema motor del habla y producir disartria.

Por otra parte, el término disartria no incluye los trastornos del habla relacionados con anomalías estructurales, como el labio leporino o el paladar hendido, y no debe confundirse con la apraxia del habla, que se refiere a problemas relacionados con el aspecto de planificación y programación del sistema motor del habla[5].

  ¿Qué es la inteligencia y un ejemplo?

Los nervios craneales que controlan estos músculos son la rama motora del nervio trigémino (V par craneal), el nervio facial (VII), el nervio glosofaríngeo (IX), el nervio vago (X) y el nervio hipogloso (XII).

Las causas de la disartria pueden ser muchas, incluyendo causas tóxicas, metabólicas, enfermedades degenerativas (como la enfermedad de Parkinson, la ELA, la enfermedad de Huntington, la enfermedad de Niemann Pick, la ataxia y otras), lesiones cerebrales traumáticas o vasculares (ictus trombótico o embólico).

La afasia se puede curar

La afasia encabeza el capítulo de los trastornos del habla, que se refieren básicamente a la articulación y comprensión de las palabras: es un trastorno adquirido, es decir, resultante de un traumatismo en el hemisferio cerebral que coordina el habla. En el artículo…Leer

La afasia designa un cuadro sintomatológico tan complejo y heterogéneo que a veces es difícil distinguir entre una forma y otra. Como se ha analizado en artículos anteriores, la afasia identifica una alteración en el lenguaje, tanto en la comprensión del habla,…más

Síntomas de la afasia

Las lesiones neurológicas debidas a daños en el sistema nervioso central o periférico pueden provocar debilidad, parálisis o pérdida de coordinación del sistema motor del habla y producir disartria.

Por otra parte, el término disartria no incluye los trastornos del habla relacionados con anomalías estructurales, como el labio leporino o el paladar hendido, y no debe confundirse con la apraxia del habla, que se refiere a problemas relacionados con el aspecto de planificación y programación del sistema motor del habla[5].

Los nervios craneales que controlan estos músculos son la rama motora del nervio trigémino (V par craneal), el nervio facial (VII), el nervio glosofaríngeo (IX), el nervio vago (X) y el nervio hipogloso (XII).

  Conversaciones efectivas con tu coach personal

Las causas de la disartria pueden ser muchas, incluyendo causas tóxicas, metabólicas, enfermedades degenerativas (como la enfermedad de Parkinson, la ELA, la enfermedad de Huntington, la enfermedad de Niemann Pick, la ataxia y otras), lesiones cerebrales traumáticas o vasculares (ictus trombótico o embólico).

Puede que también te guste...

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad