¿Cómo tratar con personas difíciles en el trabajo?

Colega con ganas de superarse

Parecen haber nacido para complicar las cosas innecesariamente, son poco transparentes, se les da tan bien hacer tortillas que podrían abrir un restaurante, dan la vuelta a la tortilla sin mayores problemas, siempre ponen los hechos a su favor y tienen otros muchos comportamientos agradables.

Y luego, piensa en el estado emocional que te invade cuando tratas con esta persona: ¿pierdes la paciencia? ¿Le preocupa? ¿Irritan su sistema nervioso? ¿Te hace enfadar? ¿Te pone triste? ¿Le produce ansiedad o miedo?

Sé que puede sonar extraño, pero se trata de convertirse en una especie de “volteador de tortillas”: aunque parezca que sólo detectas elementos negativos de tu interacción con esta persona, si te tomas el tiempo de pensar y escribir (y subrayo lo de escribir) una lista de todos los comportamientos que no soportas, primero te descargarás emocionalmente, luego también te desprenderás de ellos, y luego vistos en conjunto te sugerirán aspectos que no habías considerado hasta ahora.

Cómo lidiar con un empleado arrogante

Hay que dejar clara una cosa desde el principio: todo depende de cómo manejemos las situaciones primero. No debemos esperar que los demás cambien espontáneamente, somos nosotros los que debemos dar ejemplo y cambiar nuestro enfoque comunicativo.

Técnicas de persuasión ganadoras: darles toda la información relevante. Buscan respuestas seguras. Evita que tu lenguaje corporal muestre tu decepción con ellos durante la conversación. Utiliza la empatía para empatizar con ellos y mostrar comprensión por su vergüenza. Ayúdales también en el proceso de toma de decisiones aconsejándoles pacientemente.

  ¿Cuál es el mejor curso de inglés on line?

Cómo responder al jefe

A menudo debatimos en nuestras aulas los principales retos a los que se enfrentan los directivos. En la mayoría de los casos, las discusiones convergen en torno a la gestión de personas difíciles, ya sean colegas, compañeros de trabajo, clientes o jefes. Jefes que prometen pero no cumplen, clientes malhumorados, compañeros que sólo saben quejarse y empleados siempre pesimistas.

Según Robert Bramson, experto en la prevención y gestión de comportamientos difíciles e improductivos, hay seis pasos básicos para restablecer el equilibrio en la relación con este tipo de personas.

Gracias por tomarse el tiempo de leer estas reflexiones y por todos los pensamientos que han compartido en los últimos meses; ¡nos vemos de nuevo en septiembre con nuevas ideas, hechos y testimonios!

Compañeros de trabajo que quieren hacer zapatos en usted

No te preocupes, tenemos una solución para ti. En nuestra guía encontrará consejos útiles sobre cómo tratar con empleados difíciles, por ejemplo, cómo resolver disputas, prevenir problemas e identificar situaciones que puedan causar tensión.

Incluso si el tono se calienta y el empleado adopta un tono irrespetuoso, mantén la calma y céntrate. No se lo tome como algo personal, simplemente explique cómo se espera que se comporten los empleados, dando ejemplos concretos.

Puedes decidir negociar y acordar una cifra. O bien, puedes establecer qué pueden hacer y en qué pueden trabajar para conseguir un aumento de sueldo, dándoles objetivos claros que deben alcanzar.

Los empleados que no rinden bien pueden necesitar su ayuda. En primer lugar, intente comprender el motivo del bajo rendimiento del empleado, pida opiniones a sus compañeros y hable con la persona afectada.

  ¿Cuando hay favoritismo en el trabajo?

Ofrezca más formación y cursos, si es necesario, y establezca objetivos a alcanzar. Comprueba sus progresos y logros con regularidad y no olvides elogiar cualquier mejora o logro.

Puede que también te guste...

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad