¿Qué pasa cuando somos agradecidos?

Agradecer a la vida

¿Le parece difícil? ¿O es innecesario? Prueba a programar un temporizador en tu teléfono móvil para dedicar un par de minutos y sentir gratitud en varios momentos del día. Acepta este reto y verás que después no podrás prescindir de él.

Carencia, privación, desgracia, pérdida: son algunas de las palabras que utilizan las personas que no practican la gratitud. Las palabras que utilizamos describen nuestro mundo y, al mismo tiempo, le dan forma.

Practicar la gratitud sienta bien, pero no sólo eso: hay muchos efectos positivos en varios niveles, tanto psicofísicos como sociales. Esto es lo que abarca el poder de la gratitud:

Reflexiones sobre la gratitud

El exceso de pensamientos ocupa nuestra mente de forma que nos impide pensar con claridad, nos mantiene distraídos y consume nuestra energía mental, lo que se traduce en menos tiempo y energía para hacer el trabajo real. Impone una carga cognitiva en nuestra mente que nos distrae de pensar en el futuro y de hacer verdaderos progresos.

Todo el mundo puede pensar y repensar las cosas de vez en cuando, pero los pensadores crónicos, los que pasan la mayor parte del tiempo rumiando y poniéndose bajo presión, confunden lo que yo llamo “presión positiva” con el estrés.

Frases como “qué pasaría si” y “debería” dominan el pensamiento, como si un jurado invisible se sentara a juzgar la vida. ¿Conoces a alguien que se pone nervioso cada vez que publica en Internet porque le preocupa profundamente cómo interpretarán los demás sus publicaciones y actualizaciones?

“Como nos sentimos vulnerables cuando pensamos en el futuro, seguimos intentando resolver los problemas en nuestra cabeza”, dice David Carbonell, psicólogo clínico y autor de “El truco de la preocupación: cómo tu cerebro te engaña para que esperes lo peor”.

Qué es la gratitud

¿Le parece difícil? ¿O es innecesario? Prueba a programar un temporizador en tu teléfono móvil para dedicar un par de minutos y sentir gratitud en varios momentos del día. Acepta este reto y verás que después no podrás prescindir de él.

Carencia, privación, desgracia, pérdida: son algunas de las palabras que utilizan las personas que no practican la gratitud. Las palabras que utilizamos describen nuestro mundo y, al mismo tiempo, le dan forma.

Practicar la gratitud sienta bien, pero no sólo eso: hay muchos efectos positivos en varios niveles, tanto psicofísicos como sociales. Esto es lo que abarca el poder de la gratitud:

Frases de agradecimiento

El sentimiento de gratitud parte de una percepción de satisfacción con uno mismo y con su vida, así como, por el contrario, el resentimiento y la ira son una expresión de insatisfacción con la propia existencia.

Quizá sea esto precisamente lo que distingue a la gratitud y la identifica como el sentimiento positivo por excelencia: reestructura nuestra relación con el mundo porque todo se convierte en un regalo, cada experiencia no se da por sentada, cada momento vivido es tan precioso como si fuera el último.

La manifestación de la gratitud pasa por pequeños gestos, casi detalles. Las personas agradecidas no tienen siempre prisa, ni se retrasan constantemente, sino que se dan tiempo para contemplar la belleza que les rodea.

En resumen, si queremos vivir serenos, relajados y satisfechos, no debemos tratar de condicionar los acontecimientos externos, sino trabajar en nuestro mundo interior, desarrollando sobre todo un profundo sentido de la gratitud.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad