¿Qué es la libertad y ejemplo?

Libertad personal

La primera parte del ensayo está dedicada a presentar la teoría de Aristóteles sobre la “acción voluntaria” para demostrar que lo que la filosofía contemporánea denomina “cuestión del libre albedrío” tiene su origen en ese concepto, y no en el de “voluntad”. La segunda parte esboza algunas teorías contemporáneas que apoyan el compatibilismo, afirmando que la libertad de elección cuadra con las leyes universales de la causalidad, y otras que apoyan el libertarismo, afirmando que la voluntad es una facultad humana autónoma con poderes causales propios. El objetivo del ensayo es subrayar que los conceptos aristotélicos explicados en la primera parte son reconocibles en las teorías examinadas en la segunda, para concluir que, a pesar de los grandes avances de las ciencias contemporáneas, principalmente de la neurociencia, el modelo de argumentación de Aristóteles es convincente incluso ahora.

Según Libet, los resultados de sus experiencias no contrastan con los principios morales y religiosos fundamentales (¿acaso no son los dieciséis mandamientos presentados en forma de divinidad?), sino que demuestran que no podemos ser responsables de los deseos o de las intenciones, sino sólo de las acciones, que están bajo nuestro control:

Libertad – wikipedia

Hay mucha gente que no tiene cadena pero siempre se queda en el mismo sitio, aunque lo odie. Porque son esclavos de la idea de que el lugar donde nacieron y se criaron tiene que ser “su casa”.

Hay muchos que no tienen guardia para recibir órdenes, pero siempre hacen lo mismo, día tras día, aunque lo odien. Porque prefieren una vida sin riesgos e infeliz antes que una vida arriesgada y potencialmente feliz.

  Significado de la palabra encubierto

Cuando vives con reglas que no elegiste pero que aceptaste pasivamente, cuando tienes una vida basada en hábitos que detestas y todos los días haces cosas que no tienen nada que ver con tu naturaleza, cuando recibes órdenes y eres juzgado por totales desconocidos en el trabajo, cuando estás obsesionado con el dinero que nunca parece ser suficiente y te sientes obligado a gastar parte de tu salario semanal para salir un sábado por la noche… ¿realmente puedes llamarte libre?

Elige que te importe el juicio de los demás, que a menudo se basa en la inalcanzable perfección de las redes sociales. Eligiendo correr riesgos cuando podrías estar contento, porque en el fondo sabes que ser infeliz no significa automáticamente ser feliz.

Libertad de pensamiento

“3. La plena realización del currículo escolar y la consecución de los objetivos establecidos en los apartados 5 a 26, la valorización de las potencialidades y de los estilos de aprendizaje, así como de la comunidad profesional escolar con el desarrollo del método cooperativo, respetando la libertad de cátedra, la colaboración y la planificación, la interacción con las familias y el territorio, se persiguen a través de las formas de flexibilidad de la enseñanza y de la autonomía organizativa previstas en el reglamento al que se refiere el Decreto Presidencial nº 275 de 8 de marzo de 1999, y en particular a través de:…..”.

Libertad de expresión

Los datos abiertos[1] de las decisiones judiciales, junto con el análisis lingüístico, la minería de datos y las tecnologías de extracción de información, constituyen la base de las nuevas prácticas de investigación inherentes a la producción de los juzgados y tribunales, lo que equivale a 4 millones de decisiones al año y con -hay que subrayar- una actitud desigual de la jurisprudencia.

  ¿Qué puedo estudiar a mis 31 años?

Estas prácticas “innovadoras” deberían permitir el acceso, de forma casi exhaustiva, al conocimiento de las decisiones emitidas a todos los niveles, y constituyen una cuestión central tanto para la investigación como para el mundo de la justicia y sus usuarios.

En materia civil, una simulación elaborada a partir de fragmentos de conocimiento por Emmanuel Jeuland[3] abre la siguiente perspectiva ficticia (¿hasta cuándo? ): tras la presentación de un único formulario de recurso y una exposición informatizada del caso, se llegaría a una resolución informática preelaborada sobre los hechos y los medios utilizados según un marco preestablecido; el juez redactaría algunas frases de la motivación y todo ello podría llevarse a cabo en un plazo ajustado; un algoritmo podría también ayudar a verificar que todos los elementos necesarios para la sentencia y, en particular, todas las normas aplicables a los hechos están presentes. Nada impide imaginar que se ofrezca al juez una elaboración de los puntos de motivación.

Puede que también te guste...

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad