¿Cuáles son los tres principios de la alquimia?

Alquimista lo que hace

La alquimia se remonta al antiguo mundo mediterráneo, a la tradición hermética. Esta doctrina secreta, madre de todas las ciencias, fue revelada a los hombres por Hermes Trismegisto, a menudo identificado con el dios egipcio Thot. Por lo tanto, es una ciencia sagrada reservada únicamente a los iniciados.

Los filósofos herméticos utilizan un lenguaje oscuro y difícil, tanto para no ser entendidos por los profanos, como porque los temas que tratan no pueden expresarse con palabras; se valen de símbolos y alegorías, que con el tiempo han dado lugar a una rica iconografía digna de consideración y estudio por parte de famosos institutos, como el Instituto Warburg de Londres.

El Rosarium Philosophorum de A. de Villanova, las Figuras Jeroglíficas de N. Flamel, el Donum Dei de G. Aurach y el Splendor Solis de S. Trismosin son tratados famosos por las imágenes que ilustran su texto. Algunas de estas obras consisten incluso en figuras solas, como el Liber Mutus y el Speculum Veritatis. Parece que incluso el Splendor Solis de Trismosin estaba compuesto inicialmente sólo por imágenes.

Azufre, mercurio y sal de alquimia

Otra etimología relaciona la palabra con al-kemi, que se dice que deriva de Kemet, un término que los antiguos egipcios utilizaban en su lengua para indicar el color del suelo en el que vivían, es decir, “tierra negra”, y que más tarde pasó a significar “arte egipcio”, ya que se les consideraba poderosos magos en todo el mundo antiguo[3] La palabra también puede derivar de kim-iya, un término chino que significa “jugo para hacer oro”[4].

  ¿Qué pasó en la casa de la apariencia de las cosas?

Además de ser una disciplina física y química, la alquimia implicaba una experiencia de crecimiento o más bien un proceso de liberación espiritual del practicante. Desde esta perspectiva, la ciencia de la alquimia pasó a representar un conocimiento metafísico y filosófico, adquiriendo connotaciones místicas y soteriológicas, en el sentido de que los procesos y símbolos alquímicos, además de su significado material, relativo a la transformación física, poseían un significado interior, relativo al desarrollo espiritual[5].

La ciencia de la alquimia también evolucionó considerablemente a lo largo del tiempo, comenzando casi como un apéndice metalúrgico-medicinal de la religión, madurando en un rico cuerpo de estudios, transformándose en una ciencia sapiencial y, finalmente, proporcionando algunos de los conocimientos empíricos fundamentales en la química y la medicina modernas, lo que, sin embargo, también se ha interpretado como una forma de su decadencia.

Significado de la alquimia

A través de esta colección, los bizantinos tuvieron acceso a los escritos del pseudo-Demócrito a través de su texto llamado Physica y Mystica , pero sobre todo a los de Zósimo de Panópolis , cuyos escritos tenían en la más alta estima. El corpus también contiene autores propiamente bizantinos como Sinesio de Cirene, Olimpiodoro el alquimista, Esteban de Alejandría, el cristiano, así como el anónimo Filósofo.

La elaboración de cerveza también se incluyó en el corpus del conocimiento alquímico bizantino, y esto se debió probablemente al hecho de que los propios alquimistas veían el trabajo alquímico como el resultado de una acción en todo similar a la fermentación:

Los filósofos recomiendan muy a menudo que la materia se fermente; pero no siempre se oye lo mismo. A veces se habla de la fermentación para hacer el elixir, y otras de la continuación de la dieta para pasar de un color a otro;

  ¿Cómo se aplica el valor de la amistad?

Aunque las técnicas completas del fuego griego se han perdido, aún quedan algunos fragmentos de recetas en un tratado llamado Liber Ignium de Marcus Graecus (El libro de los fuegos), conservado en el manuscrito latino titulado Varii tractatus de alchimia . En 1804 se publicó una versión impresa en latín y Ferdinand Hoefer ofrece una traducción al francés en su Historia de la química desde los primeros tiempos, de 1866.

Sinónimo de alquimia

Las fuerzas de Newton se parecen mucho a las simpatías y antipatías ocultas que se mencionan en la literatura del ocultismo del Renacimiento. Sin embargo, Newton había atribuido a las fuerzas un régimen ontológico equivalente al de la materia y el movimiento. Gracias a esta equivalencia, reforzada por la cuantificación de las fuerzas, permitió a los filósofos mecanicistas situarse por encima del nivel del “mecanismo de impacto” imaginario [15].

Analizando la concepción newtoniana de la fuerza, Richard Westfall concluye que la ciencia moderna es el resultado de una combinación de la tradición hermética y la filosofía mecanicista [16].

[3] P. French, John Dee (Londres 1972); R. J. W. Evans, Rudolf II y su mundo (1975) p. 218 y ss.; Frances Yates, The Rosicrucian Enlightment (Londres 1972) pp. 37 y ss. [trad. it. L’illuminismo dei Rosa-Croce (Einaudi, Turín 1977)].

[7] Véase Christianopolis, an Ideal State of the Seventeenth Century, traducido por F. E. Held (Londres y Nueva York 1916). Véase también Yates, op. cit., pp. 145 y ss. Debus, The Chemical cit., pp. 19 y ss. y Nota Bibliográfica 15.

Puede que también te guste...

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad