¿Cuáles son las causas de las caídas?

Factores intrínsecos y extrínsecos de las caídas

Mareos repentinos, obstáculos al caminar, problemas de visión, fatiga: los factores que pueden llevar a una persona mayor a sufrir una caída son muchos y a menudo están relacionados entre sí. Algunos de ellos son estrictamente subjetivos, mientras que otros dependen de elementos de riesgo externos.

Entre las consecuencias inmediatas de una caída, es decir, las que se producen inmediatamente después del accidente, pueden estar los hematomas, las equimosis, las pequeñas heridas o los problemas musculares: daños que pueden resolverse en poco tiempo tomando la medicación y el tratamiento adecuados.

Para quienes asisten a la persona mayor o intervienen tras una caída, es necesario actuar con el máximo cuidado en caso de accidente -pero sin dejarse llevar por el pánico- para evitar causar un traumatismo peor, sobre todo en caso de fractura de miembros o lesiones en la cabeza.

En los casos en los que la causa de la caída no sea claramente atribuible al entorno o existan daños evidentes (lesiones, traumatismos, fracturas, etc.), pueden realizarse otros exámenes de laboratorio exhaustivos, como un electrocardiograma (ECG), análisis de sangre, una tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética (RM).

Caídas repentinas

Las caídas, de hecho, pueden definirse como un síndrome geriátrico: en Estados Unidos, cerca de tres cuartas partes de las muertes por caídas se producen entre personas mayores de 65 años. Las personas que se caen por primera vez tienen un alto riesgo de recurrencia durante el mismo año.

  ¿Qué es la probabilidad y cuál es su fórmula?

Las siguientes preguntas se refieren a la medicación que se toma habitualmente: benzodiacepinas, antiepilépticos y laxantes, analgésicos, aunque sean de origen natural, y se busca un cuadro completo del historial médico de la persona.

Los artículos personales deben incluir ropa de la talla adecuada, gafas si se usan habitualmente, calzado cerrado con suela antideslizante. Si se utiliza un pañal, hay que tener cuidado de que esté bien cerrado y no corra el riesgo de deslizarse hacia abajo durante la marcha.

Prevención de caídas en casa

Suelos – Mantenga los suelos secos y antideslizantes, evite pulirlos con cera, utilice calzado adecuado con suela antideslizante, procure que no se creen desniveles entre las baldosas.

Cuartos de baño – Utilice alfombras antideslizantes o fíjelas al suelo con tiras adhesivas o redes especiales, coloque alfombras antideslizantes en la bañera y la ducha, coloque barras de sujeción en la bañera y junto a los inodoros.

Pasillos – No camines en la oscuridad y mantén una buena iluminación en las habitaciones, incluyendo luces por la noche. Mantenga los pasillos libres de obstáculos y evite los cables eléctricos sueltos en el suelo que puedan provocar tropiezos.

Causas de tropiezos frecuentes

Los médicos son muy conscientes de que hay otros factores que aumentan considerablemente el riesgo de caídas; entre ellos están: los mareos o vértigos; la visión borrosa o doble; el uso de medicamentos como los fármacos para la hipertensión arterial (betabloqueantes) o los antihistamínicos (contra las alergias); las enfermedades crónicas como las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares, la enfermedad de Parkinson o la enfermedad de Alzheimer; y los factores ambientales como las condiciones meteorológicas extremas, como las carreteras mojadas, los escalones resbaladizos, las aceras irregulares o los objetos que sobresalen en la calzada.

  ¿Cómo se apaga la mente?

Puede que también te guste...

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad