¿Cuando un padre es toxico?

Prueba de la madre tóxica

Una madre tóxica suele esconder una clara falta de autoestima y autosuficiencia que la lleva a ver en su hijo esa tabla de salvación que manipular y controlar para que permanezca siempre a su lado, supliendo sus propias carencias.

Son personas que apenas son capaces de planificar su propio futuro, que pueden expresar e intentar realizar sus propios sueños. Se centran demasiado en la realización de la de sus padres, no tanto por el deseo de hacerla feliz, sino más bien por el miedo a las consecuencias psicológicas que podría crear una decepción.

Padres tóxicos y familia disfuncional

Vivir en una familia tóxica afecta al bienestar mental y a la autoestima. A veces uno llega a dudar de sí mismo. He aquí algunos elementos de reflexión para aprender a defenderse

Escribe las creencias que te frenan. Los que se interponen en tu camino y te impiden hacer o decir lo que quieres. O peor, de ser quien quieres. ¿Te han educado para creer que tu opinión no importa? ¿Que los padres siempre tienen razón? ¿Que eres irrelevante? ¿Estúpido? ¿Molesta? ¿Incapaz? ¿Sin valor?

Cuando la familia te arruina la vida

En estas familias podemos encontrar padres egoístas o narcisistas, padres que desvalorizan y critican a sus hijos o simplemente padres que podrían calificarse de malos. Las familias disfuncionales pueden agruparse en torno a 3 macrogrupos (que luego, obviamente, pueden incluir muchos subgrupos y matices):

¿Cómo entender ser hijo de padres tóxicos? Evidentemente, las actitudes tóxicas de los padres tóxicos dejan heridas profundas en el alma de los niños que luego se reflejan en determinados comportamientos hacia los demás y hacia ellos mismos. ¿Cuáles son concretamente los comportamientos que un padre tóxico tiene con su hijo?

  ¿Cómo hace un padre para reconocer a un hijo?

Los padres tóxicos están emocionalmente fuera de control. Tienden a dramatizar incluso los problemas menores y ven cualquier posible desaire como una razón para volverse hostiles, enojados, verbalmente abusivos o destructivos.

Cómo escapar de una familia tóxica

Una madre tóxica suele esconder una clara falta de autoestima y autosuficiencia que la lleva a ver en su hijo esa tabla de salvación que manipular y controlar para que permanezca siempre a su lado, supliendo sus propias carencias.

Son personas que apenas son capaces de planificar su propio futuro, que pueden expresar e intentar realizar sus propios sueños. Se centran demasiado en la realización de la de sus padres, no tanto por el deseo de hacerla feliz, sino más bien por el miedo a las consecuencias psicológicas que podría crear una decepción.

Puede que también te guste...

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad